Las consecuencias de un deseo

“Puella Magi Madoka Magica” es una deconstrucción del tópico de las Magicals Girls. Una serie anime que generó un furor inimaginable en las esferas otakus por ser la primera en cuestionarse, de manera tan radical, los arquetipos básicos de uno de los géneros de anime más populares. Un tipo de serie basada en una eterna lucha entre el bien y el mal, blanco o negro, pureza y corrupción… Madoka Magica se basa en girar ese concepto para hablar de los grises en esa lucha entre blanco y negro. Por esto, es normal que Carlos Vermut en entrevistas haya señalado su inspiración para “Magical Girl” (2014) en Madoka Magica, el núcleo es el mismo. Magical Girl es una lucha entre símbolos clásicos y arquetipos conocidos para narrar algo de forma absolutamente distinta. Esa idea puede asociarse a que la propia película es un frío cine de autor donde sus personajes son movidos por sus pasiones y deseos más profundos. Es un film sobre contradicciones y cuentos de hadas que no acaban con final feliz.

El deseo inocente de Alicia, una niña de 12 años enferma de cáncer, por tener un vestido de una Magical Girl es el desencadenante de una serie de sucesos oscuros. La pureza de un sueño que, a priori, no debería causar ningún mal. Como ocurría en Madoka Magica, una niña no podría comprender como un deseo puro puede corromperse tanto como para condenarla. Luis, su padre, se autoimpone un rol de salvador, estando desempleado busca toda forma posible para conseguir el caro deseo de su hija. Pero ella, a pesar de tener ese sueño, su verdadero deseo es que su padre esté con ella en esos últimos momentos de su vida, pero él es incapaz de verlo, al igual que se perdió la dedicatoria que Alicia le dijo en la radio. Está tan perdido en un rol autoimpuesto que olvido ser una figura paterna para su hija. Pero a pesar de ello, no podemos dejar de ver amor en la mirada de Luis cuando lucha por conseguir el vestido y el bastón de la Magical Girl Yukiko. Luis es tanto salvador como verdugo de su propia hija. Desde el principio podemos comprender como “Magical Girl” trata sobre el amor como una fuerza demoledora, pero no como una positiva, sino una que te condena.

'Puella Magi Madoka Magica' (TV)

‘Puella Magi Madoka Magica’ (TV)

Ese mismo sentimiento une a Bárbara y Alfredo, que son el vivo ejemplo de una relación tóxica y el modelo del amor romántico llevado al extremo. Alfredo es tanto marido como psiquiatra de Bárbara, aprovechándose de los desequilibrios emocionales de ella para ejercer un rol controlador. Bárbara es dependiente a Alfredo, tanto psicológicamente como materialmente, ya que ella vive desempleada y depende de la economía de su marido. Para potenciar más su figura de mártir, Luis se aprovecha también de un momento de debilidad para chantajearla. Pero ella es tan pecadora como Luis, ya que utiliza a Damián como verdugo de sus deseos, llenando su cabeza de mentiras, sabiendo que se puede aprovechar del amor que siente él por ella. En la rotura de tópicos y arquetipos en la que se basa “Magical Girl”, el personaje de Bárbara personifica la vuelta de tuerca de los mitos de la mujer fatal del cine negro. Ese tópico se basaba en una idea de la mujer pecadora arrastrando al hombre a cometer actos horribles, la mujer como perdición del pobre hombre. Vermut trata a Bárbara, al igual que a todos los personajes, sin ningún tipo de juicio. Incluso Damián, dejando claro entre líneas su pederastia, no es juzgado por ello. Pero eso no implica que por ello Vermut no los ponga en situaciones morales difíciles. Todos son verdugos y victimas de sus actos, pero también personas.

Sus instintos los llevan a querer y luchar, pero no por la persona que aman, por mucho que se convenzan a sí mismos, su lucha es por ellos mismos. El amor que siente Luis por Alicia está basado en el orgullo, el de cumplir el sueño imposible de su hija. Alfredo por Bárbara siente aquello que no puede recibir de otra persona, sumisión absoluta a sus deseos y cuidados. Bárbara por él siente una protección tanto emocional como económica. Damián por Bárbara siente un amor incondicional e impuro que comenzó siendo una niña y él un adulto. Todos son pecadores. Ellos están dispuestos a llegar a los mismos límites del infierno por conseguir aquello que desean, aquello que les complete. El objetivo de los personajes siguen siendo ellos mismos aunque se recuerden que lo hacen por su hija, por su amada o por su marido, todos sienten el amor como un sentimiento egoísta y tóxico. Eso sirve de contrapuesto a Alicia, único personaje inocente y puro. Aunque su destino ya estaba escrito desde el principio de la película, ella se verá manchada por las decisiones provenientes del egoísmo más íntegro.

438

‘Magical Girl’ (Carlos Vermut, 2014)

Vermut realiza una revisión de esos arquetipos sin olvidar la humanidad de los personajes, y aunque el género sea de cine negro, hablamos de un oscuro cuento de hadas. Todos los personajes son trastocados desde su óptica, ya que uno de los elementos más dinámicos de “Magical Girl” es su utilización de las perspectivas. Para Damián, Bárbara es su princesa en apuros que debe ser salvada del malvado Luis. Sin embargo, para Luis puede verse a sí mismo como el héroe de una historia donde salva a su hija derrotando a la bruja Bárbara y a su secuaz Damián. Bárbara podría verse como una princesa que acaba consiguiendo a su príncipe azul pasando las pruebas del Lagarto Negro. Esa magia fantasiosa que destila la propia película y esa sensación de fatalidad constante. La funcionalidad y la estructura se asemeja a esas viejas historias de los hermanos Grimm, pero con un giro que lo vuelve único. Volviendo con todo lo mencionado anteriormente, y muchas más cosas que me habré olvidado mencionar, en una de las mejores películas que ha dado el cine español en muchísimo tiempo. Grande Vermut y larga vida a “Magical Girl”.


NACHO VÁZQUEZ LUNA

POLVO Y LUZ DE LUNA

No Comments

Leave a Comment