Intercambios | #ElCineEs

Nos gusta decir que todo es una ilusión, y probablemente el cine no sea más que la sublimación de todas esas ilusiones. Sin embargo, en la redacción de La Llave Azul nos preguntamos qué es eso que nos arrastra y empuja, que nos emociona y nos excita. Qué es eso que llamamos cine y que, en muchas ocasiones, toma las riendas de nuestra vida. Tres redactore se atreven a dilucidar una definición más allá de la RAE, ¿y para tí? ¿qué es el cine?

 


Una pregunta tan ambigua y personal parece muy difícil de contestar. Para mí, el verdadero cine es aquel que ofrece la posibilidad de acceder a vidas que no te corresponden y que, de alguna forma, contribuyen a enriquecer la tuya propia. Es la posibilidad de entrar en mundos distintos, en ocasiones plagados de diferencia y contraste con respecto al nuestro propio y, en otras, tan parecidos  que casi podemos vernos reflejados. Nos permite identificarnos con personas a las que nunca nos habríamos acercado en la vida real pero también con otras tan similares a nosotros mismos que parecen calcos de nuestro propio carácter. Es también la puerta a la interioridad de un grupo de personas que ha decidido compartir con el mundo una idea nacida en una única cabeza, y eso es probablemente lo que hace del cine algo tan hermoso: que al fin y al cabo es un acto de altruismo por el que alguien decide mostrar una parte de sí mismo ante el resto del planeta. ¿Hay algo más puro que eso?

por Miguel Alcalde


Grandes pensadores, como André Bazin, han dado respuesta a la pregunta “¿Qué es el cine?”. Pero hay una cuestión, menos filosófica pero infinitamente más íntima, que solo podemos responder cada uno de nosotros: ¿qué es el cine para mi?

El cine me ha hec ho reír, llorar y ambas cosas al mismo tiempo. Y, en algunos momentos muy especiales, me ha hecho sentir verdaderamente feliz solo por ser espectadora de esos momentos que, de alguna manera, conectan con alguna parte tan íntima que apenas puedes explicar con palabras, pero que no por ello son menos reales. Hay muchísimas escenas que definirían que es el cine para mi. Pero hay algo tan jodidamente hermoso en el final de Blade Runner que logra responder a esa pregunta. Un diálogo maravilloso, ese rostro bajo la lluvia y entre sombras, una mano que mantiene prisionera a una paloma como metáfora de una vida que se escapa, ese momento soberbio en el que junto al protagonista entendemos la trascendencia de cada vida, de cada acto. Hay películas enteras que no logran decir tanto como esos minutos finales de la obra de Scott.

Por último, hay algo tan intangible pero maravilloso en disfrutar del cine (sí, no se trata solo de ver, defiendo que hay que sentir), que sin duda dentro de unos meses os daré otra contestación a esta misma cuestión. Y ese espíritu cambiante es también respuesta en sí mismo: el cine es algo vivo, nos adaptamos a él y se adapta a nosotros. Nuestros sentimientos mutan, como nuestros gustos. Crecen, avanzan o desaparecen, como lágrimas en la lluvia. Y el cine siempre está ahí para darnos escenas con las que identificarnos. El cine es.

por Immaculada Pilar


Me resulta muy difícil definir el cine como experiencia propia o algo que haces tuyo. Su carácter de grupo me parece imprescindible para entender la experiencia mágica que puede ser. Un grupo de desconocidos, experimentando juntos una película. Es bello. Pero el cine para mí, tiene diferentes significados según el momento de mi vida. Quizás en este momento se ha vuelto una experiencia introspectiva, una donde juego a mirar desde otra perspectiva a la vida y con ello aprender yo mismo a raíz de ella. Una fuerza arrolladora de empatía y simpatía que busca hacer comprender una realidad. Es egoísta, pero necesito hacer esa experiencia mía. Una especie de conversación con un director, un director de fotografía, un guionista, un montador, un actor… Mantener en mi cabeza todas esas imágenes antes de volverse simples palabras, quedarse con esas sensaciones algunos minutos más. O quizás necesite hablar de un tema particular en ese momento, un amigo que me recuerde quien soy (Para bien o para mal) o quien podría llegar a ser. Volviéndose casi un espejo. Supongo que eso distingue para mí las películas y el cine, su carácter revelador y su capacidad caleidoscópica. Y eso es lo que me sigue llevando a él y no soltarme jamás.

por Nacho Vázquez

No Comments

Leave a Comment