Hong Sang-Soo y el humor coreano

Nos ponemos retos, consultamos las listas de votaciones que hacen los demás, apuntamos lo que destacan quienes van a los Festivales de cine. Sea como sea, al cinéfilo no le da la vida para ver todo lo que, aparentemente, define un año de cine. Tienes que (quieres) recuperar lo no visto, lo que tienes pendiente de los veinticinco retos anteriores (del veintiséis ya ni te acuerdas, y a partir de ahí ni los tienes en cuenta), investigar, profundizar, acudir a clásicos. Si, además, pretendes ir a un Festival, te quieres ir con algunas deudas zanjadas. Porque te agobia ser la única que no ha visto ninguna película de ese afamadísimo director.

in-another-country-1

Cuando se anunciaron los nombres de los directores que presentaban película en esta edición del Festival de San Sebastián, la 64ª, hubo un nombre que captó mi atención: el de Hong Sang-soo. Había dejado escapar su anterior película, Right now, Wrong them, y su inclusión en la Sección Oficial me daba la excusa perfecta para poner fin a mi desconocimiento sobre su filmografía. ¿Era el único director con filmografía en mi debe? No. La cuestión es que en ese juego de similitudes forzadas con directores más conocidos (o mainstream, que dirían los modernos), a Hong Sang-soo se le ha definido como “el Woody Allen coreano”. Una definición así resulta tan desconcertante como forzada. Pero, siendo sinceros, despierta la curiosidad de cualquiera que se halle en mi situación.

In another country: tres veces tres.

Un poco influida por Jesús y su pasión por el VOD, decidí comenzar por In another country (disponible en Filmin), que significó el primer estreno en salas españolas del director. La película, del  2012, está protagonizada por Isabelle Huppert, quien presenta Elle en la Sección Perlas de este año. Huppert es esa turista en torno a la cual se desarrollan las tres historias que conforman la película. Una mujer y tres planteamientos distintos de una historia similar. Su personaje, Anne, llega a Monhag buscando un encuentro furtivo con un misterioso amante, huyendo de un matrimonio fallido o torpedeando la tranquilidad marital de sus huéspedes. Tres veces que se alojará en el mismo hotel, conocerá al mismo socorrista simpático y un tanto particular, pedirá prestado un paraguas y se relacionará con otros habitantes de la ciudad costera.

in-another-country-2

Aparentemente sencilla, la película coloca en varias encrucijadas, literalmente, a la protagonista, y de cada pequeña variación surgen las grandes divergencias en lo que sucederá a continuación de cada decisión. Lo que hace Hong Sang-soo es jugar con los componentes que no vemos en pantalla: con el amor y sus distintas facetas; con la desgana, la ironía y sarcasmo de personajes que se creen de vuelta de todo, pero que en el fondo saben que aún no han llegado a ninguna parte. Amores no correspondidos, amores prohibidos. Lo que sea, con tal que no sentirnos solos. El director deja en evidencia a sus propios personajes y lo hace con un estilo socarrón, que hace que nos resulten más cercanos. Porque, en realidad, el director nos deja sutilmente en evidencia a nosotros mismos.

El cine dentro del cine: el guion que cuenta la historia de la escritura de un guion.

Asumámoslo, es algo que nos encanta a los cinéfilos. El ver el cine dentro del cine, ya sea como parte de un relato de ficción o en un documental, suele resultarnos atractivo. En este caso, el guion gira en torno a sí mismo. Huyendo de las dificultades económicas en las que les ha dejado su padre, una chica huye junto a su madre a Monhag. Allí, como evasión de su apurada realidad, escribe. Escribe las historias que protagoniza Huppert en la pantalla: la directora de cine que visita a un colega coreano y a su embarazada, y celosa, esposa; la esposa de un alto ejecutivo que llega a Monhag para reunirse con su amante, un director de cine; en la tercera, es una esposa abandonada y resentida. Todas esas mujeres salen de la pluma de la protagonista, que plasma en cada mujer las distintas facetas de quien se siente extranjero en su propio país.

in-another-country-3

En realidad, es el director quien también es el autor del libreto. Y si bien las historias tienen la suficiente entidad como para no necesitar de la “protagonista-guionista”, el hecho de entenderlas como una ficción de la joven escritora elimina el componente lineal del tiempo. Las tres Anne podrían ser la misma en distintos momentos del tiempo, o jugar con las posibilidades que da el tomar un camino u otra en un determinado momento.

Pero, ¿y Woody Allen?

El director neoyorquino tiene un estilo propio muy marcado, con sus obvias obsesiones, filias y fobias. El director coreano no parece ir en esa dirección, pero en una segunda lectura, encontramos ciertas similitudes en su acercamiento a sus personajes. Parecen no tomárselos en serio cuando, en realidad, nos obligan a enfrentarnos a nuestras dudas y fallos a través de ellos.

in-another-country-4

Como previa, el descubrimiento ha sido gratificante. Y claro, aumenta el deber cinéfilo, más que disminuirlo. En cualquier caso ha hecho más llevadera estás jornadas previas a la inauguración del Zinemaldia.


un artículo de IMMACULADA PILAR COLOM

No Comments

Leave a Comment