Tu amigo y vecino Spidey | I | Stan Lee crea al héroe.

En 1962, una compañía llamada Marvel crearía uno de los personajes más carismáticos de la historia del cómic, el Asombroso Spiderman. El superhéroe de ficción ha traspasado los dibujos para llegar a la televisión, a la gran pantalla e incluso a las mochilas de los más pequeños. Es increíble observar como un dibujo ha evolucionado tanto hasta convertirse en un icono a lo largo de los años. ¿Pero que ha vuelto a ser el hombre araña esa figura tan especial para los espectadores? Para descubrirlo, repasaremos sus representaciones y estudiaremos la evolución del personaje, desde los cómics originales, hasta las películas dirigidas por Marc Webb, sin olvidar la trilogía de Raimi.

Parte I: Stan Lee crea al héroe

“Esta es la línea que divide a un hombre ordinario, de un héroe extraordinario”

¿Qué hizo a Spiderman diferente a los demás superhéroes de Marvel? El ser uno de los más cercanos al espectador de la historia. Peter Parker no era el adolescente más popular en su instituto, de hecho sufría abusos por parte de sus compañeros. Además era huérfano y vivía con sus tíos. Era una persona ordinaria, con sus problemas diarios y las inquietudes propias de un adolescente. Por ello cuando una araña radioactiva le pica, inyectándole así sus poderes arácnidos, realmente sientes que esa persona, podrías haber sido tú. Ese niño leyendo el cómic, quedaría prendando ante la idea de conseguir esos poderes. Pero Stan Lee no solamente consiguió que los pequeños deseasen ser Peter Parker, o más bien, desearan tener los poderes del mismo sino que también se aprovechó de su estatus para ilustrar la lección más importante en la vida de un superhéroe, y en la de un niño.

Hay mil versiones sobre el origen de Spiderman, contando las oficiales y los “What If…” Es una de las mejores y peores características de los cómics de superhéroes, la oportunidad de poder adquirir los derechos del personaje para poder realizar algo distinto con el material, algunas veces sale bien y otras sale bochornosamente. Gracias a Marvel, Warner Bros, Fox y Sony, esa característica única de la novela gráfica, ya pertenece también al cine. Pero en este apartado nos basaremos en su clásico origen, al primero. Por medio de él, trataremos los valores iniciales del trepamuros, para ver que representan, comprender sus valores. Además de observar cómo en la serie original trataron ciertos acontecimientos que serían adaptados en las películas posteriores, momentos significativos para el arácnido vistos desde otra perspectiva y por ende, con otro significado.

Al conseguir sus poderes, Parker cuestiona al destino, preguntándose a sí mismo si merece ese don y que debe hacer con él. La importancia de cómo el destino le brinda una oportunidad a una persona común para cambiar, es uno de los principales temas de Spiderman. Un hombre ordinario con el poder de hacer algo diferente. ¿Qué hace Peter Parker con él? Probar su súper fuerza y aprovecharse de ella para hacerse popular, el sueño de cualquier adolescente. Eso lo vuelve un engreído egoísta, preocupándose sólo por él mismo. Únicamente sentía amor por sus tíos, que le querían antes de adquirir sus poderes. Pero por las demás personas, solo sentía resentimiento, por el abuso que recibió. Después de un espectáculo televisivo, se encuentra con un policía persiguiendo a un ladrón. Spiderman tuvo la oportunidad de colaborar y atrapar al criminal, pero no hace nada y lo deja escapar. El policía se lo recrimina pero Peter sólo dice que ese era SU trabajo, no el SUYO. Esa decisión cambiará su vida para siempre.

Su tío Ben es asesinado. Parker se llenará de odio y crecerá su deseo de venganza. Conocerá el paradero del asesino y decidirá enfundarse en su traje para hacérselo pagar. Después de un forcejeo, descubre horrorizado la identidad del criminal, la del ladrón que pudo haber atrapado. Esto lleva a Spiderman a olvidar el camino de la venganza, entregando al asesino a las autoridades. Lleno de culpa, descubre que el destino le brindó una oportunidad para realizar un bien común, no uno propio. El destino le dio el don de ser Spiderman y comprendió una importante lección:

En las doce páginas del Amazing Fantasy 15, Peter Parker aprende que un gran poder, conlleva una gran responsabilidad.

A partir de ello, Spiderman se vuelve un justiciero enmascarado, luchando por lo correcto. Todo en un tono jovial e infantil, donde el personaje realizaba chascarrillos para reírse del villano de turno. Tenía un humor y un tono perfecto para el público más joven. Pero a pesar de ello, trata temas tan interesantes como la dificultad de una persona por hacer lo correcto. Al aprender la lección, Peter lucha por pagar las facturas y por salvar a los inocentes, aún siendo un superhéroe, debe luchar para llegar a fin de mes. Sobre todo en sus primeros arcos argumentales, Parker debe conseguir dinero en múltiples trabajos mientras realiza su labor como Spiderman para poder ayudar a la Tia May y pagar sus propios gastos. Podría utilizar su poder para robar el dinero que le hace falta, pero la importancia de hacer el bien es lo que mueve al personaje. Ese ideal que tenían superhéroes como Superman o Capitán América. Ese ícono, hacía desear a los niños ser como ellos, era el ejemplo de hacer lo correcto.

Pero Parker es uno de los personajes con la peor suerte de la historia del cómic. Antes de la conocida Mary Jane, estuvo Gwen Stacy. Era la novia de turno, no tenía más, su caracterización era la de ser la figura femenina que Spiderman debía salvar. Ella fue perpetuada en una época donde se añadía una relación amorosa heterosexual en la trama del protagonista simplemente para dar a entender que no era homosexual. Hay ciertos autores que le han dado más profundidad a su personaje, pero en su mayoría, era un simple objeto que reafirmaba la heterosexualidad de Parker. Pero la muerte de su padre, un respetado policía, cambia las tornas. Antes de morir, pide a Peter que cumpla una promesa; que cuide de Gwen. Spiderman acepta, y en uno de los capítulos más importantes de la historia del trepamuros, Gwen Stacy muere por culpa de Parker.

La motivación del personaje, es la culpa. La culpa de la muerte de su tío y de Gwen. En el capítulo mencionado, el duende verde sabe la identidad del superhéroe, sabiéndolo, la atrapa y la lanza a una gran altura desde un puente. Peter la agarra con su red, pero él no calcula correctamente y ella recibe un golpe en la cabeza que la mata instantáneamente. La muerte de los Stacy es tan importante como la del tío Ben, una enseña a Spiderman que puede ocurrir si no obra haciendo lo correcto, la otra explica la importancia de mantener su identidad secreta para no dañar a las personas que quiere. Es un salto a la madurez y un cambio radical en el tono del personaje.

Después es otra historia; la saga de clones, el simbionte, la boda con Mary Jane y la muerte de la hija de Peter, las numerosas resurrecciones de Spiderman y la reencarnación del Doctor Octopus en Peter Parker… Cada saga más absurda que la anterior, el mundo de los cómics es extraño, no lo neguemos. Pocos cómics semanales de superhéroes consiguen mantener una calidad destacable, sobre todo cuando cada autor pretende dar otra visión del retratado. Pero la popularidad del superhéroe lo volvió uno de los personajes más queridos de la ficción, y por supuesto tuvo su adaptación cinematográfica. Exactamente el mismo caso que le ocurrió a Superman. Sobre sus adaptaciones, miraremos con lupa la trilogía de Raimi y nos concentráremos más en la nueva saga de Webb. Pero eso será en próximas entregas.

No Comments

Leave a Comment