Michael Bay y sus juguetitos. Parte 4.

No cabe duda de que una de las sagas más exitosas de los últimos tiempos es la de Transformers, quién nos iba a decir que una serie de películas basadas en unos juguetes podrían tener tanta aceptación. Y lejos de desgastarse (la fatiga solo se le nota en su país de origen) el mundo parece respaldar la saga megalómana de Michael Bay.

Corría el año 2007 cuando se nos vino encima. Transformers llegaba para quedarse con una película inicial no demasiado dañina pero tampoco especial. Alargada, lo que será una constante en toda la saga, y con un guión pobre e infantil, otra de las características permanentes, pero que nos hizo disfrutar con grandes escenas de acción. Icónica la imagen del decepticon con forma de escorpión saliendo de la arena. Bellísima.

Hubiera sido más que acertado haberse quedado en esa solitaria película de Transformers pero la película había salido demasiado rentable, el estudio quería más y Michael Bay se lo iba a dar. En las siguientes películas en lugar de corregir los errores los ampliaría: cada vez mayor duración y unos personajes insufribles, desde los padres bobalicones hasta la novio/florero/heroína-si-le-dejan. Y, a pesar de ello, seguimos disfrutando con la mano de Michael Bay para la acción. El humor de la saga no funciona en ningún momento y el director parece no darse cuenta; pero esto se ve compensando con grandes escenas llenas de humo, choques, explosiones y hostias varias.

Para quién escribe, a pesar de que Michael Bay siga cometiendo errores fundamentales, la tercera parte de la saga supuso una mejora, porque al menos era entretenida y se reservaba lo mejor para un clímax final aparatoso y grandilocuente que funcionaba a la perfección. Una batalla que compensaba el haberse tragado las dos horas previas.

De este modo, llegamos a Transformers: La era de la extinción. Y llegamos bien. Era previsible que el cambio de protagonista no afectara a la saga puesto que es un mero complemento. Tiene que haber uno (debería pensarse lo de quitar a los humanos de la ecuación, sería más valiente y más interesante). Además, a Michael Bay aún le duraba la inspiración del último tramo de la tercera parte y nos entrega la mejor hora de la saga. Interesante, bien construida y planteada. Pero tranquilos, los personajes siguen siendo igual de básicos.

Una pena que después todo se vaya por la borda. Es normal que en una película de tres horas se pierda el ritmo por momentos, pero es que Michael Bay hace que la película se precipite por un barranco sin fondo. La historia se siente alargada, con demasiados temas planteados (algunos irresolutos para una más que probable quinta parte) y con un clímax que llega tarde, cuando el espectador ya se encuentra agotado. Bay podría haber hecho la mejor película de Transformers posible recortando 40 min. Haciendo que aquello que se ha vendido como elemento principal de la película cobrara mayor protagonismo. Y dejando a un lado tanta escena alargada, tanta emotividad de cartón-piedra.

No todo es malo por supuesto. Además de esa hora inicial, el diseño de personajes ha mejorado considerablemente así como los efectos, mucho más limpias las batallas. También se agradece la presencia de Stanley Tucci, que por momentos parece querer remontar la película por sí solo, no lo consigue, pero se agradece el esfuerzo. Y una BSO que, como en las precedentes, es uno de los pocos aspectos que me parecen acertados, añadiendo en esta un toque más rock que funciona de maravilla.

No se puede decir mucho más. A los fans de la saga les da más cantidad de lo que ya había en las precedentes, y les encantará. Pero el constante déjá vu impide que la saga se regenere, que coja frescura (agravado por unos giros de guión que siguen manteniendo los mismos conflictos en todas las películas). En Transformers apenas hay reflejos de lo que era aquel Michael Bay que hacía películas trepidantes (La Roca, Armaggedon, incluso La Isla) que se sostenían en guiones más o menos elaborados pero que a base de oficio y de entretenimiento sacaban la película adelante. Aquel director hubiera hecho la película de Transformers definitiva.

No Comments

Leave a Comment