La figura: Sebastian Mez (Documentalista alemán)

La última edición de DocumentaMadrid, que tuvo lugar del 30 de Abril al 11 de Mayo, volvió a contar con la participación del director alemán Sebastian Mez, que presentó su cortometraje Substanz, que ganó el segundo Premio del Jurado. El joven realizador se reveló el año pasado como un creador muy personal con su primera película, Metamorphosen, sobre uno de los lugares del mundo donde se concentra mayor radioactividad, una región del sur de Rusia, que participó en la Sección Oficial de largometrajes, ganando también el segundo Premio del Jurado. Con Substanz, que se desarrolla en Japón después de que tuvieran lugar los catastróficos desastres naturales y nucleares en Marzo de 2011, lleva al extremo su búsqueda de un cine puro, formado por elementos intangibles e invisibles, buscando crear sensaciones, en este caso de caos y de pesadilla. Un trabajo experimental, abstracto y fotográfico, sin una narración ni un tema más allá de lo visual, en el que cobra protagonismo la propia construcción de la película, no solo del resultado final. Con motivo de la presencia de Sebastian Mez en el festival, pudimos hablar con él sobre sus películas, su manera de trabajar y la situación del cine en su país.

Este es el segundo año consecutivo que estás presentando un trabajo en DocumentaMadrid. ¿Cómo estás viviendo tu nuevo paso por el festival? ¿Cuáles son tus impresiones sobre el mismo?

Hay dos tipos de festivales: unos que están pensados para la industria y los negocios, y para entrar en contacto con la gente que distribuye las películas. Pero hay otros que tienen una atmósfera única, tratan muy bien a los realizadores, con gente preocupándose de ti y cuidándote. Creo que DocumentaMadrid es uno de esos festivales. Es un sitio en el que me gusta estar, la Cineteca es preciosa. Así que cuando fui seleccionado otra vez para participar este año, me puse muy contento. No solo por lo que acabo de decir, sino también porque me gusta cuando los festivales siguen tu trabajo, tu evolución.

¿Nos puedes contar un poco como surgió la idea de realizar Substanz?

El metraje de la película fue rodado en Japón en 2011, después del accidente nuclear. Fui allí sin tener ningún plan ni ninguna idea de lo que iba a hacer, sólo tenía un sentimiento muy fuerte de que necesitaba ir allí y saber qué estaba pasando, porque aquí nadie lo sabía. Cuando volví y vi el metraje, me pregunté, “¿Por qué he hecho esto?”. No había nada específico, era como el video o las fotografías que cualquiera podría haber hecho. Así que dejé ese material de lado, hice Metamorphosen, y después de esto, sentí que necesitaba volver a trabajar de alguna manera con ese metraje, porque pensé, “A lo mejor hay algo en el interior que no descubrí cuando trabajé con ello la primera vez”. Así que empecé, sin una estructura concreta. Y entonces surgió esta idea de algo que fuera más como una percepción del material. Experimenté, estaba jugando con ese metraje, sin tener ninguna restricción, y eso estuvo muy bien. Es interesante también para mí, porque cada vez que lo veo en pantalla, descubro algo nuevo.

En Metamorphosen rodó en uno de los lugares con mayor radiactividad del planeta, en el Japón de Substanz también hubo un tuvo lugar un accidente nuclear… ¿Qué es lo que te interesa de estos lugares remotos en los que existe un índice de peligro mayor?

Quizás eso es algo que debería explicar un psicólogo. Pero tal vez, durante esa época, estaba buscando el peligro, no sé por qué. A veces tomas decisiones en la vida y no sabes por qué, simplemente haces las cosas porque sientes que tienes que hacerlas. Siempre me digo a mi mismo que la próxima película estará situada en Alemania, porque siempre parece que tengo que descubrir cosas lejos. Pero aún estoy tratando de averiguar por qué no encuentro temas en Alemania. A lo mejor es porque soy joven y quiero descubrir el mundo, no lo sé. Quizás también tiene que ver con que vivo en un país que está en una buena situación ahora mismo, y creo firmemente que la mayor energía la puedes extraer de cosas negativas de la vida, o las cosas que te enfadan o te entristecen. O incluso las cosas que te hacen feliz, pero siento que en Alemania nada me fascina de ese modo. Pero es solo un sentimiento mío, y podrían ser muchas las razones. Por supuesto que tenemos problemas en Alemania también, pero además busco siempre una aproximación visual. No quiero hacer 200 películas sobre el problema de la emigración. Cuando miro alrededor y veo las cinematografías de otros países del mundo, las más interesantes vienen de lugares que tienen verdaderos problemas, así que debe haber algún tipo de conexión.

“El principal problema del cine documental alemán es la libertad creativa”

Hablando sobre el cine en Alemania, ¿cuál es la situación del documental y del cine en general allí ahora mismo, en comparación con el de otros países?

Tengo que ser cuidadoso con esa respuesta, porque no sé quién puede leer esto. Creo que la situación es esta: hay mucho dinero para hacer películas, porque cada estado tiene su Film Commission. Pero el principal problema yo creo que es la libertad creativa, porque todas estas agencias de financiación siempre están conectadas más o menos en colaboración con las televisiones. Así que es casi imposible conseguir dinero sin tener a una comisión televisiva de tu parte. Esto al mismo tiempo significa que necesitan tener una buena audiencia, lo cual no tiene sentido porque ese dinero está pensado para ser un apoyo cultural. Ahora es una financiación económica, así que ellos piensan “Vale, el dinero está ahí, y el dinero tiene que volver”. Así que es más una situación en la que todos ganan. Se debería ser más independiente con respecto a que la calidad de una película no tiene que ver con la cantidad de gente que la vea. Solo puedo decir que Metamorphosen fue hecha de manera totalmente independiente, sin el apoyo de una televisión, pero se pudo ver, muy tarde, a las 23:30 o algo así, y sé que fue muy bien de audiencia. Y es una película en blanco y negro, sin muchos diálogos… Tenemos que creer más en la mentalidad abierta del público.

En este corto se confirma como autor total, ya que ejerce de director, escritor, productor, y se encarga de la fotografía, el montaje y el sonido. Supongo que esto le da una absoluta libertad creativa a la hora de desarrollar sus proyectos. ¿Cuáles son las ventajas y las desventajas de trabajar de esta manera?

Lo bueno es que eres responsable de todas las decisiones que tomas. Es como si fueses un pintor. Para realizar un cuadro no hay mucha gente trabajando, solo el artista. Es lo bonito de hacer las cosas por uno mismo. Es como tu bebé (Risas). Pero solo lo puedes hacer si lo amas, si realmente lo amas. Y lo malo es que muchas veces, durante el proceso de realizar el trabajo, no sabes cómo continuar, y en esos momentos quizás estaría bien tener a alguien que aporta alguna idea. Pero yo no concibo la realización de película como un proceso democrático. No digo que tenga que ser una dictadura. Los demás pueden aportar ideas, pero no creo en trabajar con las diferentes opiniones de cada persona puestas en común

¿Nos puedes hablar de algún próximo proyecto? ¿Te gustaría hacer ficción?

De hecho, quiero ponerme a trabajar en un guion para una película que sería más ficción que documental, pero trabajaré con los dos elementos. Será una película muy oscura, muy abstracta, aunque no como Substanz. Uno nunca sabe cuál será su próximo proyecto, pero es lo que estoy planeando ahora mismo.

Entrevista realizada el 5 de Mayo de 2014,

en la Cantina de la Cineteca del Matadero de Madrid.

No Comments

Leave a Comment