Todas las mujeres son reinas

Bueno, esto ha sido bastante inesperado. Me gusta Magic Mike, pero viéndola no podías parar de pensar que Soderbergh estaba contando dos películas a la vez, existía una cierta dicotomía entre los propios bailes y el drama de los personajes, que no terminaban de unirse en ningún momento. Lo que no podía sospechar es que esta nueva entrega sería un tour-de-force feminista cuando tenía todas las posibilidades de ser tóxicamente machista. Además de ser una auténtica fiesta, buscando constantemente celebrar la sexualidad con sus protagonistas. Y cuando no están bailando, son unos personajes con los que quieres estar, asunto que en la primera entrega no terminaba de funcionar. De hecho, hay mejor construcción de personajes en un film de strippers yendo a una convención, que muchos de los blockbusters veraniegos de este año. Remarcando, de nuevo, lo realmente divertida que es, siendo una película capaz de reírse de las masculinidades tóxicas para abrirse a un tipo de amistad entre hombres de absoluta comprensión y amor. Alejándose de la competición entre compañeros; no buscan ir a la convención para ganar, buscan hacer felices al mayor número de mujeres allí.

Es por ello que Magic Mike XXL se centra en la parte más constructiva de su primera parte, lo que pueden ofrecer los “animadores” a su público. Nos alejamos de esa parte dramática, de hecho, no existe un verdadero conflicto dramático. “Todos tenemos nuestros problemas” dice Mike cuando se revelan las situaciones de algunos personajes, y se abandona el drama inmediatamente. Porque la clave está en superar esos conflictos internos por medio de sus actuaciones, ya con ello repara uno de los fallos más grandes de su primera parte. Pero si no hay drama, ¿qué estructura tiene la película? Pues una basada en un viaje, literal, de los personajes basados en set-pieces enfocados a buscar nuevas formas de reforzar la sexualidad, y especialmente la de las mujeres.

image

Los bailes en Magic Mike XXL, espero no sorprender a muchos pero, son metáforas de la sexualidad de los propios personajes. Cuando Mike escucha “su canción” y empieza a bailar en su nuevo trabajo, es el redescubrimiento de lo que realmente es él. Ese mismo mensaje se lo da a sus propios compañeros, buscando la forma de unir directamente su creatividad y su personalidad a sus propios bailes, casualmente, es lo que debería ser el sexo. Abandonando los tópicos de bomberos o policías stripper, yendo a lo que realmente los personajes sienten y lo que les hará más felices tanto a ellos, y a ellas. Las siguientes set-pieces musicales se basan en la compresión sexual positiva de cada tipo de persona, da igual su físico, género, edad, raza o su tipo de sexualidad, lo importante es explorarla para hacerla feliz. Para ser más concretos, hay una escena basada en uno de los personajes alegrándole el día, haciéndola sonreír, a una cajera de una gasolinera. A diferencia de la primera entrega, que en ciertos momentos enfoca diferentes tipos de sexualidad pero se ríe de ellas, aquí las abraza de la forma más sincera posible.

Podría ser también fácil hacer que la búsqueda de su propia sexualidad sea parte únicamente de ellos y utilicen el deseo sexual de las mujeres para su propio beneficio. Pero durante todo el metraje podemos ver el amor que sienten los personajes y, por ende, los propios creadores de la película, por las mujeres y por hacerlas felices. Como ejemplo, uno de los personajes principales comenta como intentó una relación monógama con su pareja Mercedes y no salió bien, Mike le contesta que eso apesta, para ser respondido con un: “No hombre. Como decía Oprah tío, cuando alguien se muestre a sí mismo, cree en él”. La película no solamente crea la expectación de un comentario machista, esperando un “Vaya puta”, en cambio llega la comprensión de que cada persona le funciona un tipo de relaciones de parejas y el respetar las decisiones de la otra persona aunque duela. Y ese tipo de situaciones no paran de ocurrir a lo largo de la película, prácticamente es una sexual carta de amor a las mujeres. Es divertido imaginarse a cierto tipo de hombres heterosexuales enfrentándose a Magic Mike XXL, y resultándole obsceno e incómodo como los protagonistas muestran sus atributos y su sexualidad tan fácilmente. Ahora sabrán cómo se sienten las mujeres con el 80% del cine mainstream.

image

Aunque normalmente las notas en webs como Filmaffinity no deberían ser resolutorios para saber la calidad de una película, me parece interesante comprobarlas en estos casos porque es una película mainstream, al fin y al cabo, para mujeres. No me parece casualidad que Magic Mike XXL tenga un 4,2 y El séquito tenga un 6,2, porque el target es distinto y los productos para hombres siempre serán mejor valorados que los hechos para mujeres. Tenemos que abandonar esa absurda percepción de que los productos que refuerzan ideas tóxicas de la masculinidad (El séquito) son más serios que los productos con las mismas ideas machistas pero realizados para mujeres (Sexo en Nueva York). Es por ello que a pesar de sus obvios errores, deberíamos valorar esta escultura de músculos, amor y sexo que es Magic Mike XXL, demostrándose como un pequeño milagro en un tipo de cine que suele estar infecto de películas para mujeres que odian a las mujeres.


NACHO VÁZQUEZ LUNA

POLVO Y LUZ DE LUNA

 

No Comments

Leave a Comment