Una cierta confusión

Este mes parece haber acabado con el parón de estrenos jugosos que llevábamos sufriendo desde hace unas semanas. Y es que “La Cumbre Escarlata” y “Marte”, dos propuestas totalmente diferentes, no solo se han posicionado como grandes películas, sino también como pelotazos taquilleros instantáneos, traspasando de nuevo esa línea invisible que suele separar la calidad del éxito.

Pero, personalmente, ambas películas se han presentado tan interesantes porque me han permitido comprobar algo. En la conversación posterior al filme, tanto yo como mis acompañantes alabamos el trabajo de los secundarios, especialmente los personajes de la comandante Melissa Lewis en “Marte” y Lucille Sharpe en “La Cumbre Escarlata”. Todos coincidimos en cómo parte del peso de ambas películas recaía sobre los actores de reparto de manera muy justa y equilibrada. Y entonces descubrí que muy pocos se habían percatado de que ambos personajes están interpretados por la misma actriz: Jessica Chastain. En un principio esto se me antojó imposible, ya que las diferencias en la caracterización de los personajes no son tan extremas. ¿Cómo es posible que en las casi tres horas que dura “Marte” no hubieran caído en la cuenta de que se trataba de la misma intérprete?

Una vez reposada, la anécdota no me resulta tan inverosímil. Lo cierto es que esto confirma algo que todos nos olíamos: y es que Jessica Chastain es probablemente la mejor actriz trabajando ahora mismo en Hollywood. Si el lector escogiera aleatoriamente dos películas interpretadas por Chastain, aun completamente consciente de que es ella a la que está viendo en pantalla, le costaría mucho separar actriz de personaje. Hace gala de un grado de permeabilidad insólito a la hora de ponerse en la piel de sus personajes, su registro es constantemente cambiante y, lo que es más importante: no ha interpretado dos veces un mismo papel, cosa de la que muchos actores con una carrera consolidada no pueden presumir.

'La cumbre escarlata' (2015, Guillermo del Toro)

‘La cumbre escarlata’ (2015, Guillermo del Toro)

Ahora bien, ¿puede una verdadera intérprete sobrevivir en una industria que recompensa la celebridad por encima del buen trabajo? De momento, Chastain parece haber encontrado el equilibrio adecuado entre estrellato y calidad interpretativa. Se me ocurren otros dos nombres al pensar en actrices con tan vasto registro que sepan coordinar su “don” con los requisitos de la fama: Meryl Streep y Cate Blanchett. Veneradas por la industria y respetadas durante toda su carrera, porque además saben jugar bien el papel que les toca “de cara a la galería”. Y esto parece ser algo muy difícil de preservar cuando se es verdaderamente bueno.

Me gusta pensar que Chastain ha llegado para quedarse, y que, utópicamente, podría constituir el inicio de una nueva generación de actrices que, como las anteriores, desaparezcan en sus personajes sin ser por ello olvidadas, o bien relegadas a un segundo plano. De tal forma, creo que Chastain no debería estar preocupada por la confusión de mis amigos: de hecho, no se me ocurre un mejor piropo para un actor en Hollywood a día de hoy.


MIGUEL ALCALDE

THIS ONLY HAPPENS IN THE MOVIES

 

No Comments

Leave a Comment